Inicio Diócesis JESÚS CURA EN SÁBADO – Reflexión del obispo

JESÚS CURA EN SÁBADO – Reflexión del obispo

662
0

VIERNES DE LA TRIGÉSIMA SEMANA DURANTE EL AÑO

 

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas     14, 1-6

Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente. Delante de él había un hombre enfermo de hidropesía.

Jesús preguntó a los doctores de la Ley y a los fariseos: «¿Está permitido curar en sábado o no?» Pero ellos guardaron silencio.

Entonces Jesús tomó de la mano al enfermo, lo curó y lo despidió. Y volviéndose hacia ellos, les dijo: «Si a alguno de ustedes se le cae en un pozo su hijo o su buey, ¿acaso no lo saca en seguida, aunque sea sábado?»

A esto no pudieron responder nada.

Palabra del Señor.

Queridos hermanos y hermanas:

El evangelio de hoy relata un episodio de la discusión entre Jesús y los fariseos, acontecido durante el largo viaje de Jesús desde Galilea hasta Jerusalén. Es muy difícil situar este hecho en el contexto de vida de Jesús. Hay semejanzas con un hecho narrado en el evangelio de Marcos (Mc 3,1-6). Probablemente, se trata de una de las muchas historias transmitidas oralmente y que, en la transmisión oral, fueron siendo adoptadas según la situación, las necesidades y las esperanzas de la gente de las comunidades.

“Sucedió que un sábado fue a comer a casa de uno de los jefes de los fariseos. Ellos le estaban observando.”. Esta información inicial sobre el convite en casa de un fariseo le sirve a Lucas para contar diversos episodios que hablan de convites: curación del hombre enfermo (Lc 14,2-6), elección de los lugares para comer (Lc 14,7-11), elección de los invitados (Lc 14,12-14), invitados que no aceptan la invitación (Lc 14,15-24). Muchas veces Jesús es convidado por los fariseos para participar en comidas. En la invitación tiene que haber habido una cierta curiosidad y un poco de malicia. Quieren observar a Jesús de cerca para ver si él observa en todo las prescripciones de la ley.

“Había allí, delante de él, un hombre hidrópico”. No se dice cómo un hidrópico puede entrar en casa del jefe de los fariseos. Pero si él está delante de Jesús es porque quiere ser curado. Los fariseos observan a Jesús. Es un día de sábado, y en un día de sábado, está prohibido curar. ¿Qué hacer? ¿Se puede o no?

“Entonces preguntó Jesús a los legistas y a los fariseos: «¿Es lícito curar en sábado, o no?” Con su pregunta Jesús explicita el problema que estaba en el aire: ¿se puede o no curar en un día de sábado? La ley permite esto ¿sí o no? En el evangelio de Marcos, la pregunta es más provocadora: “¿Es lícito en sábado hacer el bien en vez del mal, salvar una vida en vez de destruirla?” (Mc 3,4).

Los fariseos no respondieron y quedaron en silencio. Ante el silencio de aquel que ni aprueba ni desaprueba, Jesús le toma, lo cura y lo despide. En seguida, para responder a una posible crítica, explicita el motivo que le lleva a curar: ” Y a ellos les dijo: ¿A quién de ustedes se le cae un hijo o un buey a un pozo en día de sábado y no lo saca al momento?” Con esta pregunta, Jesús muestra la incoherencia de los doctores y de los fariseos. Si uno de ellos, en día de sábado, encuentra que no hay ningún problema en socorrer a un hijo o hasta un animal, Jesús también tiene el derecho de ayudar y curar a un hidrópico. La pregunta de Jesús evoca el salmo, en el que se dice que Dios mismo socorre a hombres y animales (Sal 36,8). Los fariseos “no pudieron replicar a esto”. Pues ante la evidencia no hay argumento que pueda negarla.

La enseñanza que nos deja el Evangelio de hoy es clara: Jesús sana y muestra que más allá de toda ley y de toda regla importa el salvar a la persona. No permitamos que nos atemos a las reglamentaciones de la vida, hasta tal punto que nos hagan olvidar que lo fundamental es ayudar al prójimo, sin pedir nada y hacer más fácil la vida a los demás, a semejanza de Jesús.

Porque para nosotros, discípulos de Jesús, servir a Dios es estar siempre dispuestos a  ayudar a los hermanos y no complicarles la vida.

Nos acompañe hoy la bendición del Señor:

+ Padre Obispo Daniel

Artículo anterior14 MICROS SOBRE LA HISTORIA DE LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN DEL ROSARIO
Artículo siguienteSE CELEBRA ESTE SÁBADO EL CENTENARIO DE LA CORONACIÓN PONTIFICIA DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí