Inicio Diócesis Quién dice la gente que soy yo – REFLEXIÓN DEL OBISPO

Quién dice la gente que soy yo – REFLEXIÓN DEL OBISPO

863
0

VIERNES DE LA VIGÉSIMO QUINTA SEMANA DURANTE EL AÑO

 

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas     9, 18-22

Un día en que Jesús oraba a solas y sus discípulos estaban con él, les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?»

Ellos le respondieron: «Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los antiguos profetas que ha resucitado.»

«Pero ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy yo?»

Pedro, tomando la palabra, respondió: «Tú eres el Mesías de Dios.»

Y él les ordenó terminantemente que no lo dijeran a nadie.

«El Hijo del hombre, les dijo, debe sufrir mucho, ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser condenado a muerte y resucitar al tercer día.»

Palabra del Señor.

Queridos hermanos y hermanas:

La pregunta sobre ¿quién es Jesús? debía de ser inquietante para muchos de los que lo escuchaban y seguían.  Hoy, según la versión de Lucas es Jesús mismo quien toma la iniciativa de preguntar a sus discípulos.  Según lo que ellos refieren la respuesta de la gente es múltiple: en ellas se manifiesta la percepción de un cierto misterio hacia su persona.  Pedro responde confesando el mesianismo de Jesús.  Pero, como sabemos, las expectativas acerca del Mesías eran muy distantes del plan de Dios sobre su Hijo, por eso Jesús les prohíbe que lo digan a nadie.

Porque, ¿qué clase de Mesías es Jesús? Será el Mesías crucificado.  Jesús dice que “debe” sufrir mucho: la cruz no es un incidente, es algo querido y forma parte del plan de Dios.  Ésta es la novedad inesperada, escandalosa para muchos.  La presencia y el actuar de Dios se manifiesta en el camino de la cruz, es decir, en la entrega de sí mismo, en el rechazo de toda imposición, en el amor que acepta ser contradicho y aparentemente derrotado.

Aparentemente derrotado, porque el camino de la cruz conduce a la resurrección y es precisamente en la entrega de Sí mismo de Jesús, que no se echa atrás ni siquiera frente a la muerte, donde está encerrada la victoria de Dios.

Pienso que hoy podemos interrogarnos acerca de tres puntos al meditar este evangelio:

  1. El lugar de la oración en nuestra vida. Cuánto nos insiste Lucas acerca de la importancia de la oración: en nuestra vida y en nuestro día darle un tiempo a Jesús para hablar con él. No tomar ninguna decisión sin antes haberlo orado y hablado con Dios, sin confrontarlo con los criterios del Evangelio. Ese momento de interioridad es importante para tener luz en el día y en los momentos más cruciales. La oración es la respiración del alma. Nos ayuda para que no dejemos de luchar y nos desanimemos, ya que  la oración es nuestra fortaleza.
  2. En segundo lugar interrogarnos: ¿Quién soy yo? ¿Quién sos vos y a dónde se dirige tu identidad?, ¿vos te identificas con Jesús? ¿Por dónde va tu vida? Es desde allí en donde vas asumiendo lo que es Dios en tu vida y quién es Dios en tu vida. El egoísmo o el narcisismo, pueden llevarnos a creer que somos algo que no somos o mantener una imagen de uno mismo que no es. Es necesario mirarnos y respondernos a esta pregunta y sobre todo, frente a Jesús.
  3. En tercer lugar, estamos llamados a asumir la vida: Jesús sabe lo que le costará ser fiel a su camino y el precio de la salvación. No se achica frente a lo que va a enfrentar, sabe que por ahí pasa su vida y es desde allí que nos deja la libertad. Pues sabe que debe pasar por ello para gozar de la resurrección y de la vida. Si uno quiere asumir verdaderamente el seguimiento de Jesús, tiene que saber que habrá en nuestra vida muchos momentos decisivos de renuncia y de asumir las cosas en orden a ese seguimiento de Cristo y que debemos perseverar hasta el final.

Pidamos al Señor nos ayude a seguirlo con valentía hasta el final.

Con mi paternal bendición:

+ Padre Obispo Daniel

Artículo anteriorNTRA SRA. DE LA MERCED – Reflexión del obispo
Artículo siguienteEl Papa a la ONU: “La pandemia demostró que no podemos vivir uno contra el otro”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí