Inicio Diócesis Al César lo del César… REFLEXIÓN DEL OBISPO

Al César lo del César… REFLEXIÓN DEL OBISPO

341
0

 

Lectura del santo evangelio según san Marcos (12,13-17)

En aquel tiempo, enviaron a Jesús unos fariseos y partidarios de Herodes, para cazarlo con una pregunta. Se acercaron y le dijeron: «Maestro, sabemos que eres sincero y que no te importa de nadie; porque no te fijas en lo que la gente sea, sino que enseñas el camino de Dios sinceramente. ¿Es lícito pagar impuesto al César o no? ¿Pagamos o no pagamos?»

Jesús, viendo su hipocresía, les replicó: «¿Por qué intentáis cogerme? Traedme un denario, que lo vea.»

Se lo trajeron. Y él les preguntó: «¿De quién es esta cara y esta inscripción?»

Le contestaron: «Del César.»

Les replicó: «Lo que es del César pagádselo al César, y lo que es de Dios, a Dios.»

Se quedaron admirados.

Palabra del Señor

 

Queridos hermanos y hermanas:

Ayer retomábamos el tiempo ordinario de la Liturgia y estaremos siguiendo el Evangelio de San Marcos.  El trozo del Evangelio que acabamos de escuchar es conocido por la sentencia final que pronuncia Jesús: “Den al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.  Trataremos de comprender su sentido.

Primeramente nos encontramos con una pregunta que se le hace al Señor y que el mismo Jesús descubre la hipocresía de quienes lo interrogan.  Los herodianos y los fariseos no buscan ninguna respuesta; lo que quieren sobre todo es poner a Jesús en una situación complicada, haciéndolo odioso para la autoridad romana o para la muchedumbre.  La respuesta de Jesús, sin embargo, evita la trampa de la rígida alternativa y aprovecha la pregunta para brindar un criterio decisivo para la vida cristiana.-

Dios y el César no se contraponen entre sí porque no se encuentran en un mismo plano: existe un primado de Dios, pero que no priva a la autoridad humana de sus derechos.  Por este principio, el cristiano aprende a obedecer no sólo a Dios, sino también a los hombres, porque la raíz de toda autoridad, deriva en última instancia del Creador.  Por supuesto que esto siempre será válido mientras tanto la obediencia a la autoridad civil no nos pida ir en contra de la ley de Dios.

Por no idolatrar el poder humano en desmedro de la soberanía de Dios, los mártires han preferido dar la vida antes que doblar la rodilla ante los ídolos, renegando del verdadero Dios.  Pero este principio también nos obliga a obedecer las leyes y las normas que rigen para el bien común en la sociedad y de las cuales no nos podemos desentender, sino que de manera ejemplar debemos ser los primeros los cristianos en distinguirnos por el cumplimiento de todo lo que hace al bien de la sociedad.

Para ilustrar esto hay un texto hermoso del Concilio Vaticano II en la Constitución Pastoral “Gaudium et Spes” que en el número 43 nos dice:

El Concilio exhorta a los cristianos, ciudadanos de la ciudad temporal y de la ciudad eterna, a cumplir con fidelidad sus deberes temporales, guiados siempre por el espíritu evangélico. Se equivocan los cristianos que, pretextando que no tenemos aquí ciudad permanente, pues buscamos la futura, consideran que pueden descuidar las tareas temporales, sin darse cuenta que la propia fe es un motivo que les obliga al más perfecto cumplimiento de todas ellas según la vocación personal de cada uno. Pero no es menos grave el error de quienes, por el contrario, piensan que pueden entregarse totalmente del todo a la vida religiosa, pensando que ésta se reduce meramente a ciertos actos de culto y al cumplimiento de determinadas obligaciones morales. El divorcio entre la fe y la vida diaria de muchos debe ser considerado como uno de los más graves errores de nuestra época. … No se creen, por consiguiente, oposiciones artificiales entre las ocupaciones profesionales y sociales, por una parte, y la vida religiosa por otra. El cristiano que falta a sus obligaciones temporales, falta a sus deberes con el prójimo; falta, sobre todo, a sus obligaciones para con Dios y pone en peligro su eterna salvación”.

Pidamos al Señor que seamos cada día mejores ciudadanos y mejores cristianos.

Con mi paternal bendición:

+ Padre Obispo Daniel

Artículo anteriorHOMILÍA DEL PAPA EN PENTECOSTÉS
Artículo siguienteSEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí