Inicio Diócesis Jesús enviará al Paráclito prometido – REFLEXION DEL OBISPO

Jesús enviará al Paráclito prometido – REFLEXION DEL OBISPO

908
0

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan     15, 26 — 16, 4

    En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:

    «Cuando venga el Paráclito que yo les enviaré desde el Padre, el Espíritu de la Verdad que proviene del Padre, él dará testimonio de mí.

    Y ustedes también dan testimonio, porque están conmigo desde el principio.

    Les he dicho esto para que no se escandalicen.

    Serán echados de las sinagogas, más aún, llegará la hora en que los mismos que les den muerte pensarán que tributan culto a Dios.

    Y los tratarán así porque no han conocido ni al Padre ni a mí.

    Les he advertido esto para que cuando llegue esa hora, recuerden que ya lo había dicho. No les dije estas cosas desde el principio, porque yo estaba con ustedes.»

Palabra del Señor.

Queridos hermanos y hermanas:

Esta es la semana previa a la fiesta de la Ascensión de Jesús al cielo y dentro de dos semanas celebraremos la venida del Espíritu Santo sobre la Santísima Virgen y los Apóstoles el día de Pentecostés.  Por eso los textos del Evangelio de San Juan que iremos leyendo nos irán disponiendo a celebrar estas dos festividades.

Aquí vemos que Jesús, después de haber advertido a sus discípulos acerca del odio y de las persecuciones que tendrán que sufrir de parte del mundo, quiere darles tranquilidad al decirles que el testimonio que tendrán que dar de Él ante las autoridades será apoyado por el Espíritu de la Verdad, que Él mismo les enviará desde el Padre.  Y aún más, en medio de esas contradicciones y persecuciones se manifestará el poder del Espíritu que hablará por ellos.-

Los discípulos se hallan enfrentados al odio del mundo.  En este clima de oposición deberán dar testimonio pero Jesús, una vez glorificado, enviará junto con el Padre, el Paráclito prometido. Es ese mismo Espíritu quien dará testimonio de Cristo y a ese testimonio del Espíritu se unirá el testimonio de los discípulos.

Jesús con toda crudeza les anticipa el cúmulo de sufrimientos y persecuciones que deberán enfrentar por ser de los suyos.  En esas pruebas deberán recordar y fiarse de lo que escucharon del Maestro para que tengan el valor de perseverar en estas pruebas y recordando lo que les ha dicho sigan con la confianza puesta en El.

La vida del cristiano tiene mucho de esta incomprensión, de sufrimiento y en tantos casos se ve enfrentada a tener que sufrir la prueba del martirio.  Así lo han vivido hermanos nuestros por generaciones y generaciones.  Son millones y millones de testigos que han tenido el valor de enfrentarse con el odio de sus perseguidores, quienes los persiguen por el único motivo de ser discípulos del Señor.

También en nuestro tiempo, el número de mártires es elevadísimo.  Pasó, pasa y siempre pasará hasta el fin de los tiempos.  Pidamos al Señor que nos afirmemos en el consuelo del Espíritu para que nos de la fuerza para ser sus testigos.  Que vivamos con integridad y coherencia nuestra fe, apoyados en la fuerza y el poder de Dios que nos sostiene y que concede a algunos la gracia de ser dignos de dar el supremo testimonio de Jesús.  Recordemos siempre aquellas palabras del Señor: “Al que me reconozca abiertamente ante los hombres, Yo lo reconoceré ante mi Padre que está en el cielo”.

Con mi paternal bendición:

+ Padre Obispo Daniel

Artículo anteriorVI DOMINGO DE PASCUA – Reflexión del obispo
Artículo siguienteJesús promete el Espíritu Santo – REFLEXIÓN DEL OBISPO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí