Inicio Diócesis VER AL PADRE EN LA PERSONA DE JESÚS – Reflexión del Obispo

VER AL PADRE EN LA PERSONA DE JESÚS – Reflexión del Obispo

602
0

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan     14, 7-14

Jesús dijo a sus discípulos:

      «Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto.»

Felipe le dijo: «Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta.»

      Jesús le respondió: «Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo dices: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras.

      Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras.

      Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre. Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré.»

Palabra del Señor.

Queridos hermanos y hermanas:

En el texto del Evangelio que acabamos de escuchar el tema fundamental es la relación entre Jesús y el Padre.  El evangelista tratando de responder a la pregunta de por qué Jesús es el único mediador, el único camino para llegar al Padre, responde que esto es así porque Cristo nos conduce al Padre a través de su persona: porque Cristo está en el Padre y el Padre en Él.  Así es como se comprende que al conocer a Jesús conocemos también al Padre.

Sin embargo, este lenguaje y razonamiento no es fácil de comprender y por eso Felipe pide ver la gloria del Padre: no ha comprendido que se trata de ir al Padre a través de la persona de Jesús.  Es que para ver al Padre en la persona de Jesús es necesaria la fe.  Sólo así podemos comprender este Misterio que nos va abriendo, poco a poco, al conocimiento de la Santísima Trinidad.  Así, más adelante, cuando nos vayamos acercando a Pentecostés, el Evangelio de Juan va a hablar del Espíritu, del Paráclito que el Padre y el Hijo van a enviar a los hombres.  Allí se termina de cerrar este Misterio de la realidad divina.

Jesús pide este acto de fe a sus discípulos: él ha hablado con la autoridad del Padre y las obras realizadas por Él ponen de manifiesto esta compenetración entre el Padre y el Hijo.  Y sin embargo por más grande que sea este misterio Jesús anuncia que los discípulos continuarán las obras de Jesús y harán obras mayores todavía al participar en su misma misión a través de la evangelización.

Nuestra mirada de fe nos invita siempre a ir a la hondura de los acontecimientos, a encontrar el paso y la acción de Dios en las circunstancias de la vida y en todo lo que nos acontece.  Pidamos al Señor la gracia del discernimiento.  Que podamos ver la acción de Dios allí donde Él está obrando en nosotros y en el mundo.  Este tiempo particular de la pandemia nos invita a nosotros que somos creyentes a tener una mirada de fe sobre lo que está aconteciendo.  El Papa Francisco – maestro de la fe – cada día en sus homilías nos va ayudando a develar la acción de Dios en este tiempo difícil.  Aprendamos a escuchar su voz y tantas otras voces que nos animan a ver las circunstancias desde la fe, para que pasemos de las meras noticias y comentarios sobre lo que nos está sucediendo, al descubrimiento del Dios que se nos revela en los acontecimientos.

Con mi paternal bendición:

+ Padre Obispo Daniel

Artículo anteriorCON UNA MISA SOLEMNE CELEBRADA POR EL ARZOBISPO DE MERCEDES-LUJÁN , SE CELEBRÓ LA FIESTA DE LA MADRE DE LOS ARGENTINOS
Artículo siguienteYo soy el Camino, la Verdad y la Vida – COMENTARIO DEL OBISPO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí