Inicio Diócesis DEJARNOS ATRAER POR EL PADRE HACIA JESÚS – LA REFLEXIÓN DEL OBISPO

DEJARNOS ATRAER POR EL PADRE HACIA JESÚS – LA REFLEXIÓN DEL OBISPO

244
0

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan     6, 35-40

Jesús dijo a la gente:

«Yo soy el pan de Vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrá sed. Pero ya les he dicho: ustedes me han visto y sin embargo no creen. Todo lo que me da el Padre viene a mí, y al que venga a mí yo no lo rechazaré, porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la de aquel que me envió.

La voluntad del que me ha enviado es que yo no pierda nada de lo que él me dio, sino que lo resucite en el último día.

Esta es la voluntad de mi Padre: que el que ve al Hijo y cree en él, tenga Vida eterna y que yo lo resucite en el último día.»

Palabra del Señor.

Queridos hermanos y hermanas:

Decíamos ayer que la multitud había visto los signos que hacía Jesús y escuchado sus palabras, pero no ha reconocido en él al Hijo de Dios bajado del cielo, como el maná en el desierto.  Jesús lamenta esta actitud a pesar de que han escuchado y visto lo suficiente como para poder descubrir que el amor de Dios se está haciendo evidente en el Hijo que realiza las obras que el Padre le ha encargado realizar.

Jesús lleva a delante el plan de Dios.  Plan de salvación que el Padre ha diseñado para que todo aquel que se acerque al Hijo encuentre la salvación.  Más aún, aquellos que han sido confiados por el Padre al Hijo, quiere que “los resucite en el último día”.

Adheridos a Cristo por la fe, recibimos la vida eterna que el Hijo ofrece desde ahora a todo creyente que se inserta en su Misterio Pascual por los sacramentos de la nueva vida.  Vida eterna que ya comienza en este mundo y que se manifestará plenamente en la resurrección final al fin de los tiempos.   Los que crean en Jesús, Hijo de Dios, no experimentarán la muerte para siempre, sino que disfrutarán de la inmortalidad.

Meditemos este texto compartiendo unas palabras del Papa Francisco:

“En Jesús, en su “carne” -es decir, en su concreta humanidad- está presente todo el amor de Dios, que es el Espíritu Santo. Quien se deja atraer por este amor va hacia Jesús, y va con fe, y recibe de Él la vida, la vida eterna. Aquella que ha vivido esta experiencia en modo ejemplar es la Virgen de Nazaret, María: la primera persona humana que ha creído en Dios acogiendo la carne de Jesús. Aprendamos de Ella, nuestra Madre, la alegría y la gratitud por el don de la fe. Un don que no es “privado”, un don que no es “propiedad privada”, sino que es un don para compartir: es un don “para la vida del mundo”. (Homilía de S.S. Francisco, 9 de agosto de 2015).

Que todos nosotros podamos animarnos unos a otros a dejarnos atraer por el Padre hacia Jesús, para que creyendo en Él hagamos visible en el mundo por el amor, el hermoso proyecto que Dios ha pensado para nosotros, sus hijos.

Con mi paternal bendición:

+ Padre Obispo Daniel

Artículo anteriorCientos de miles de devotos de la Virgen del Valle siguieron la transmisión de la Procesión
Artículo siguienteCOMIENZA LA NOVENA EN HONOR A LA VIRGEN DE LUJAN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí