Inicio CEA (Conferencia Episcopal Argentina) SE APRUEBA LA NUEVA LITURGIA DE LAS HORAS PARA ARGENTINA

SE APRUEBA LA NUEVA LITURGIA DE LAS HORAS PARA ARGENTINA

309
0
Buenos Aires (AICA): El obispo de San Martín y presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Miguel Ángel D’Annibale, informó que fue aprobada por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, la nueva versión de la edición latina de la Liturgia de las Horas.
En diálogo con Radio María Argentina, monseñor Miguel Ángel D’Annibale, obispo de San Martín y presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Argentina, brindó detalles sobre la reciente aprobación, por parte de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, de la nueva versión de la edición latina de la Liturgia de las Horas.

Por empezar, el obispo agradeció a Dios por la obtención de este documento que el citado dicasterio otorga a las conferencias episcopales que presentaron una nueva versión, una nueva traducción de la típica edición latina de la Liturgia de las Horas.

“Desde hace ya varios años venimos trabajando juntos. Este camino lo hemos iniciado tratando de encontrar una traducción nueva más acorde a nuestro modo de hablar, de expresarnos, de comunicarnos, con la Palabra de Dios tal cual la compartimos cada domingo en la Eucaristía como también en las celebraciones de los sacramentos, tanto sean estos bautismos, bendiciones mediante el Libro del Pueblo de Dios, que es el medio por el cual nosotros leemos la Palabra y que al momento no estaba presente en el libro de la Liturgia de las Horas”, señaló el prelado.

“Actualmente la versión que tenemos data del año 1979, próximos a cumplir 40 años de esta versión, que se había tomado en mayor parte del episcopado colombiano y mexicano, que luego la Iglesia Argentina lo adoptó. Por lo tanto son traducciones de la Palabra, de los Salmos y la expresión en “vosotros”, que son expresiones que utilizaban en España, Colombia y México entre otros países”, explicó.

“Hoy hemos realizado un trabajo muy grande dada la magnitud de la Liturgia de las Horas. Ha sido un trabajo largo que luego fue en una primera etapa estudiado por los obispos y en una instancia posterior aprobado por los obispos en la reunión plenaria. Luego fue enviado a Roma para su estudio y aprobación”, detalló.

“Durante la etapa de revisión y aprobación en nuestro país, recuerdo que mis hermanos obispos me enviaban notas que mostraban su cercanía y ansias por ver la versión final de esta nueva traducción. Debimos ser pacientes habida cuenta de que la versión final debió ser analizada, como mencionábamos, por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos”, reconoció.

“Con el propósito de revisar este extenso material hemos ido tres veces a este Dicasterio romano: noviembre de 2017, noviembre de 2018 y recientemente en febrero de este año, para ultimar arreglos y, finalmente, antes de nuestra visita Ad límina apostolorum hemos realizado los últimos ajustes con los miembros de la Congregación. Finalmente y en coincidencia con el tercer grupo de obispos argentinos que realizaron la visita ad límina se dio esta aprobación”, recordó.

El textp completo de lo que se ha aprobado con los ajustes requeridos a lo largo de estos arduos años de trabajo, explicó el prelado, “quedó finalizado de manera definitiva”, y añadió: “Actualmente hemos pasado al proceso de edición e impresión, lo que entendemos demandará un tiempo. Nos encontramos buscando la mejor opción posible para conseguir el papel necesario y la imprenta que nos pudiera garantizar esta importante labor”.

Monseñor D’Annibale comentó también que “desde el Concilio Vaticano II la oración de la Liturgia de las Horas, al igual que otras expresiones, es la oración de la Iglesia, pero sobre todo la Liturgia de las Horas es la oración del Pueblo de Dios, de todos los que somos miembros del Pueblo de Dios (lo somos todos los que hemos recibido el sacramento del Bautismo), por lo tanto es una oración por la cual nos unimos al misterio pascual de Cristo en los distintos momentos del día”.

“Esta es la clave de la Liturgia de las Horas, lo que significa que está marcada por las mismas horas, especialmente por el amanecer en el cual siempre los creyentes renovamos nuestra fe en Cristo Vivo y Resucitado, luz de las naciones. En el atardecer cuando el Señor ofrece su vida a través de la Eucaristía. Complementadas estas con horas intermedias y un momento de lectura de la Palabra de Dios y de algún Padre de la Iglesia Católica, de algún Santo y un oficio de lectura previo al descanso nocturno, que lleva el nombre de Completa porque la Liturgia de las Horas completa el día”, especificó.

“Esta oración, de la cual estamos obligados quienes recibimos el sacramento del Orden, tanto el diaconado, el presbiterado y el episcopado, como muchas de las religiosas y religiosos que aceptan esta obligación por sus constituciones, parecería expresado así que es ‘simplemente” la oración de los curas y de las monjas; sin embargo es la oración de todo el Pueblo de Dios”, afirmó.

“Debemos entonces motivarla, explicarla sabiendo que es una oración basada en los salmos. Los salmos son como rezó Jesús. Jesús ha rezado con estas oraciones. Jesús en su vida terrena, siendo judío, aprendió de su madre y de su padre a rezar también en varios transcursos del día y a valerse de los salmos que es también la oración por la que el pueblo de Israel celebra y reza. La Liturgia de las Horas es una oración muy rica, también desde su contenido, rezando con la misma Palabra de Dios”, concluyó.+

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí